•  

    Servicio al Cliente

    (829) 545-1100

Historia de la marca Blue Country

En la década de los 80 los jeans se convirtieron en el uniforme de la juventud. La industria del entretenimiento plagó las pantallas de personajes jóvenes y rebeldes vestidos con pantalones vaqueros. Es a partir de ese entonces que se empiezan a formar movimientos de jóvenes en contra de los esquemas sociales de aquel tiempo. La prenda se convirtió en un símbolo de la libertad y rebeldía. Esto generó una tendencia a nivel mundial que disparó las ventas de pantalones jeans a niveles exponenciales. 

En 1990 el, en aquel entonces, sastre Diógenes Mendez fundó junto a un socio un pequeño taller de costura con recursos muy limitados. El taller pronto se convirtió en una pequeña fábrica. Esta confeccionaba y vendía pantalones “Jeans” tradicionales y de bajo precio. Sus altos estándares de calidad y  patrones adaptados a la fisionomía latina hicieron que la marca alcanzara cierto nivel de fama y predilección por parte del público. 

En 1993 la empresa solicitó y consiguió un primer préstamo bancario de la mano de una institución que promovía el desarrollo de las microempresas. El buen manejo de sus cuentas bancarias les abrió las puertas a conseguir financiamiento con un importante banco del país que les permitió operar con mayor flexibilidad.

Blue Country JeansYa en 1997 la marca comenzó a ver su crecimiento limitado por haberse saturado el mercado de empresas que comercializaban productos similares. De ahí surgió la necesidad de reinventar la estrategia de comercialización creando una marca de jeans que ofreciera un producto de calidad internacional. Pudiendo así entrar a los segmentos medio y alto del mercado que hasta aquel entonces solo habían podido penetrar para las marcas de fama internacional. 

En agosto de 1998 los directivos de la empresa hacen su primer viaje de inspiración. Visitaron la feria Bread &Butter en Colonia Alemania para observar de primera mano las tendencias del momento. Este primer viaje sentó las bases para que laempresa se mantuviera desarrollando diseños vanguardistas siempre un paso delante del resto de las marcas locales. 

En noviembre 1998 se lanza de manera oficial la marca Blue country Jeans. Con su primera campaña publicitaria Blue Country pasó a representar todo un estilo de vida, más allá de la ropa, una manera de vivir y expresarse. El empleo de tejidos exclusivos, materiales de calidad superior y variedad de productos sin precedentes en el país pronto posicionaron a la marca como líder en los segmentos medio y alto

Para el año 2000 las operaciones de la empresa habían crecido al punto de requerir un mayor nivel de profesionalización. Para llenar dicha necesidad se incorporaron a la empresa profesionales de diseño, ingeniería industrial, mercadeo y administración. Esta acción propició las condiciones para eficientizar las operaciones de la empresa y dar a la marca el aire internacional que hasta hoy la caracteriza.

En 2002 a petición de sus clientes Blue Country incursionó en la venta al detalle abriendo una tienda en la plaza de moda de la época, Plaza Central, ubicada en el centro de Santo Domingo. Esto le dio a  la marca la oportunidad de ofrecer una experiencia de compra superior al de los puntos de venta tradicionales. Mas parecida a un  “pub” que a una tienda. Esta primera Blue Country Store era un espacio único hasta el momento. La iluminación de neones azules, la música alternativa, pantallas planas con desfiles de moda, y un equipo de vendedoras y vendedores seleccionados hicieron del proyecto todo un éxito.

De 2003 a 2004 quiebra de importantes bancos y posterior crisis financiera provocó una importante devaluación del peso contra el dólar por lo cual la empresa se vio en la necesidad de cerrar las puertas de su única tienda y continuar comercializando sus productos a través de distribuidores detallistas. 

En 2004 la empresa vio la diversificación de su cartera de productos como elemento clave para la superación de la crisis. Por eso la marca introdujo una línea de camisetas tanto de damas como caballeros y realizó una alianza estratégica con una empresa brasileña fabricante de calzado para desarrollar y comercializar colecciones en conjunto. Estas estrategias fueron tan efectivas que para 2006 la empresa ya se había saneado lo suficiente como para retomar su meta de abrir más puntos de venta propios.

Entre 2006 y 2008 la marca logra introducirse en el mercado Costarricense a través de una empresa que distribuía en boutiques y tiendas departamentales de ese país. Sin embargo, esta no llega a tener mayor trascendencia por problemas internos de la empresa distribuidora que acabó disolviéndose. 

Entre 2010 y 2012 la oferta de espacios comerciales en la Republica Dominicana creció de manera rápida con la apertura simultánea de grandes plazas comerciales que atrajeron al país diversas franquicias de ropa casual. En vista de la nueva competencia la empresa decide reinventar la imagen de sus entonces tres tiendas. Esta nueva imagen se estrena con la apertura de una cuarta tienda en la Plaza Jumbo Luperón. 

En 2016 Producto de la globalización la empresa comenzó a diversificar sus fuentes de abastecimiento tercerizando la fabricación de los productos que comercializaba. Este método permitió diversificar aún más la oferta comercial, abaratar costos de producción y mejorar niveles de calidad.

Hoy día la empresa cuenta con siete puntos de venta propios y el reconocimiento de los consumidores como marca de elevados estándares de calidad.